¡Realiza ESTOS Movimientos Cada Noche Antes De Irte A La Cama Y Observa El Milagro Que Sucede!

Forex, Videos, Acordes, Dieta, Hosting, Letras, MP3, Musica

¡Realiza ESTOS Movimientos Cada Noche Antes De Irte A La Cama Y Observa El Milagro Que Sucede!… No Lo Puedo Creer

Si por las noches te cuesta dormir, entonces, no puedes perderte estas fabulosas posturas de yoga que hoy te mostramos. Con estas posturas simples de yoga podrás conciliar el sueño sin problemas y dormir durante toda la noche de manera profunda, no te lo pierdas.

Además de esto, cada una de estas posturas son bastantes simples, con lo que si bien no eres demasiado flexible, vas a poder hacerlas sin inconveniente y aparte la yoga tiene muchas ventajas para salud. Así que presta mucha atención y aprovecha estas posturas de yoga que te ayudarán a dormir.

Algunos estudios científicos muestran las ventajas del yoga que tiene en la salud, cuando efectúes estas posturas evita hacerlas por mucho tiempo, poco a poco podrás aumentar hasta 5 minutos o bien más.

1. Postura del pequeño:

En caso, de problemas de rodillas evita esta postura, del resto sentirás de qué forma se relajan tu sistema nervioso, espalda, hombros, estómago y psique.

Si el trasero no te llega a los talones, dobla una manta múltiples veces y ponla debajo. Incluso, puedes estirar los brazos o bien dejarlos relajados a los lados. Mientras hagas esta postura asegúrate de respirar de manera profunda, singularmente cara tu espalda.

2. Postura del zapatero recostado:

Recuéstate sobre tu espalda, levanta las rodillas, junta los talones de los pies y deja caer de forma cuidadosa las rodillas a los lados.

Aunque, la mayoría de las personas no puede dejar las rodillas pegadas al suelo, puedes relajar, con una pila de libros o bien una manta enrollada bajo cada rodilla. Deja los brazos a los lados, completamente relajados. Respira bien profundo hacia tu vientre.

3. Espalda rodante:

Colócate sobre tu espalda, toma las rodillas o como en la fotografía. Ahora, rueda con delicadeza de lado a lado. Con esta forma estiras y das un masaje a la zona inferior de tu espalda tras un día duro de trabajo. Suelta las piernas y siente la relajación total. Al tiempo, deja que tus hombros se fundan con el suelo: asegúrate de no tensarlos mientras que te sostienes las rodillas. Y, naturalmente, respira de manera profunda.

4. Postura de torsión de columna supina:

En suelo sobre tu espalda sube las rodillas y déjalas caer hacia el lado derecho. Puedes estabilizar las piernas sosteniendo el muslo izquierdo con la mano derecha y al mismo tiempo estira el brazo izquierdo a la izquierda y gira la cabeza de forma cuidadosa a la izquierda.

En esta postura asimismo vas a dejar que los hombros caigan al suelo lo más posible. Y, naturalmente, ¡respira hondo! Entonces repite la postura del lado contrario.

5. Postura del pez:

Coloca el cuerpo sobre tu espalda con los brazos a los lados en el suelo, desliza las manos con las palmas hacia abajo bajo el final de tus glúteos. Mientras que las deslizas, empieza presiona la parte inferior de los brazos contra el suelo al tiempo que doblas los codos. Esto causa que levantes la parte superior de tu cuerpo y abras el pecho.

Si te molesta el cuello puedes sostener la cabeza erguida o bien echar la cabeza para atrás en el suelo delicadamente. Respira de forma profunda entre cinco y diez veces y después saca las manos de bajo tu cuerpo. Quédate tumbado y goza de la sensación de apertura del pecho.

6. Postura de la paloma:

Esta postura es una de las más avanzada. Ahora siéntate de piernas cruzadas, pone las palmas de tus manos en el suelo delante tuya y mueve el peso de los glúteos cara delante. Desliza la pierna izquierda para atrás hasta el momento en que esté estirada, como en la imagen. El dorso de tu pie izquierdo tiene que estar presionando el suelo.

Abre el pecho para afuera, relaja los hombros y asegúrate de poner una manta gruesa o bien almohada bajo la parte derecha de tus glúteos a fin de que puedas relajarte por completo. Es un estiramiento intenso y una postura muy relajante.

Ahora mueves tus manos con cuidado hasta el momento en que la parte superior de tu cuerpo quede estirada sobre tu pierna derecha doblada. Procura sostener la espalda lo más recta que puedas, prosigue respirando y relaja la cabeza y hombros, mientras que dejas que el estiramiento llegue a tus caderas.

Al inicio adopta esta postura por menos de 1 minuto, más adelante es posible que puedas llegar hasta 10 minutos. ¡Entonces repite la postura al otro lado!

Califícalo




Qué Opinas?


logo11

Dale Me Gusta y Confirmar.